“La esclerosis múltiple no nos corta la vida”

“La esclerosis múltiple no nos corta la vida”

María Inés Olvera fue diagnosticada con esclerosis múltiple cuando tenía 7 años, hoy, a 35 años de distancia, trabaja, tiene una hija adolescente y está empeñada en conseguir el título de contadora pública.

Primero empezó a caerse sin motivo aparente, luego su boca se estaba yendo de lado y le costaba trabajo caminar.

Ese fue el primer brote de la enfermedad, en los siguientes manifestó visión doble, después perdió la vista y registró debilidad muscular del lado derecho del cuerpo. El último brote presentó debilidad de la cintura hacia abajo que le impedía caminar.

Aún no se conoce la causa de esta enfermedad autoinmune, explica José de Jesús Flores Rivera, Médico Neurólogo. Señala que el 90 por ciento de los pacientes con esclerosis múltiple presenta brotes y remisiones (ataques temporales y reversibles de disfunción neurológica).

“El grado de recuperación depende de la severidad del brote. Hay pacientes que pierden la visión por completo de un ojo y tardan en recuperarla, lo van haciendo en forma progresiva”, detalla.

El neurólogo internista explica que se trata de una enfermedad neurodegenerativa que afecta al cerebro y la médula espinal.

“Estos órganos tienen una cubierta que se llama mielina. En esta enfermedad, nuestro sistema inmunológico ataca una partícula específica de esa mielina y la va destruyendo.

“Ello provoca que los impulsos nerviosos que llevan la información del cerebro al músculo para que se mueva la mano, o al ojo para que pueda interpretar lo que estamos viendo, no lleguen correctamente”, describe.

Dado que la esclerosis múltiple es degenerativa y no tiene cura, el médico subraya la importancia del diagnóstico oportuno porque el tratamiento tiene el objetivo de retrasar hasta por 50 años la fase secundariamente progresiva de la enfermedad, que es cuando se presenta discapacidad irreversible.

Se calcula que afecta más a las mujeres que a los hombres y se diagnostica con más frecuencia en el rango de edad de 20 a 40 años.

El especialista apunta que esta enfermedad puede dañar los nervios de cualquier parte del cerebro o la médula espinal por lo que los síntomas pueden aparecer en muchas partes del cuerpo.

“La esclerosis múltiple no nos corta la vida”
María Inés realiza sus actividades cotidianas normalmente.

“Estoy de pie, tengo una hija de 17 años, estudio la preparatoria, trabajo, soy gente productiva y eso es gracias a que soy muy adherente a mi tratamiento”.

“La esclerosis múltiple no nos corta la vida sino nos enseña a luchar cada día más, en el momento yo no pude entrar a una licenciatura, pero ahora que la enfermedad me está tratando bien lo voy a lograr, quiero mi licenciatura aunque me digan que para qué quiero el título, es mi deseo ser contadora pública y lo voy a lograr”, comparte.

 

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Etiquetas ,