Iluminación para el autismo y otras condiciones del neurodesarrollo

Iluminación para el autismo y otras condiciones del neurodesarrollo

Más de tres millones y medio de estadounidenses padecen algún tipo de autismo. El costo anual para sus cuidados fluctúa entre 236 y 262 mil millones de dólares. La lucha contra el autismo no es sólo correcta sino un imperativo para la salud pública y la economía. En este sentido, el diseño de iluminación puede jugar un papel clave.

La división de iluminación de Eaton habló con expertos en salud y diseño sobre el impacto del diseño en las personas con autismo y algunos tipos de desórdenes neurológicos. Kim Steele es directora de Iniciativas de Salud Urbana para The Elemental Group, y Sherry Ahrentzen es profesora en estudios de la vivienda para la Universidad de Florida. Steele y Ahrentzen son coautoras del libro “At Home with Autism: Designing Housing for the Spectrum” (Policy Press at the University of Bristol, 2015).

¿Es mejor proveer espacios e iluminación especialmente diseñados o ambientes neurotípicos (para personas que no están dentro del espectro autista)?

Ahrentzen: No hay una sola respuesta correcta. Siempre habrá circunstancias y condiciones particulares que dicten la mejor solución para cada situación. Se deberá considerar dónde está la gente, así como sus problemas de salud, los recursos y los sistemas de apoyo.

Steele: Las aplicaciones residenciales nos dan la capacidad de adaptar el entorno. Algunos tipos de iluminación pueden causar estragos en las personas que están dentro del espectro autista, y nuestro objetivo es darles la más alta calidad de vida posible. Vale la pena señalar que las soluciones de iluminación que a menudo funcionan bien para el autismo también funcionan para la población en general. A nadie le gustan las luces parpadeantes y la gente con autismo puede tener una respuesta más sensible a éstas.

¿Cuáles son las preocupaciones básicas de iluminación para el autismo y otras condiciones del desarrollo neuronal?

Steele: Las luces que parpadean o que emiten sonidos son un gran NO, especialmente para las personas hipersensibles. Estas personas perciben agudamente los estímulos sensoriales de su entorno y pueden ser perturbadas con mayor facilidad.

Ahrentzen: El control personalizado también es muy importante. Desde la intensidad y atenuación hasta el enfoque, e incluso la reproducción cromática, los controles de iluminación ayudan a crear mejores entornos para todos, pero especialmente para las personas autistas, porque son más sensibles a los estímulos.

¿Qué rol pueden jugar las tecnologías de iluminación como el LED en el tema de control?

Ahrentzen: Mientras estaba con el equipo de la División de Iluminación de Eaton, me pareció fascinante conocer algunas de las últimas tecnologías, en particular los sistemas avanzados de control.

Algunos controles automatizados como los sensores de ocupación que provocan que las luces se enciendan o se apaguen, podrían desorientar a algunas personas dentro del espectro. Pero también hay luces que pueden ser activadas mediante el movimiento del cuerpo, lo que es ideal para las personas con problemas para cambiar los interruptores debido a una condición de mano o muñeca.

Steele: Las innovaciones en iluminación de empresas como Eaton respaldan el desarrollo de salas sensoriales para personas hipersensibles o hiposensibles. Estas habitaciones cuentan con fuentes de luz controlables, terapia lumínica, y sin luces fluorescentes.

Algunos estudios han demostrado que la iluminación natural puede ayudar a las actividades cognitivas y la salud en general. ¿Este concepto también aplica para el tratamiento del autismo y otras condiciones del neurodesarrollo?

Ahrentzen: Se han realizado muchos estudios acerca de cómo la luz natural y diferentes espectros de luz afectan nuestro ritmo circadiano y otros aspectos de la salud. Por ejemplo, un mejor acceso a la luz de día podría ayudar a las personas con trastornos de sueño. El creciente cuerpo de investigadores en iluminación natural y su relación con el ritmo circadiano, generará mucho trabajo en el futuro acerca de cómo diseñamos la iluminación para las personas con autismo.

¿Podría la luz de día afectar a la gente en el espectro autista?

Steele: Absolutamente. El acceso a la luz de día es importante para todos. Pero hay una advertencia sobre el tema de control. La luz de día es fenomenal, pero intensa, la luz solar directa y el deslumbramiento resultante pueden ser problemático. Las personas hipersensibles no reciben muy bien la luz solar directa, por lo que las persianas en las ventanas, o la ubicación estratégica de los ventanales pueden ser de ayuda. También hay ciertos materiales que absorben el deslumbramiento. Se pueden hacer ajustes estacionales. Algunos colores y salientes exteriores pueden mitigar la luz solar directa. A través del diseño arquitectónico, esta población puede tener acceso a la luz de día de una manera sana y segura.

¿La iluminación tiene un mayor impacto en niños o adultos?

Steele: Nuestra investigación se centra en adultos, pero soy madre de una niña con autismo, así que anecdóticamente puedo decir que los problemas de los niños reflejan los problemas de los adultos de muchas maneras. De hecho, los estudios muestran que para cuando las personas autistas alcanzan la edad adulta, han aprendido a compensar sus problemas. La conclusión es que lo que funciona bien para los niños es probable que los sea para adultos y viceversa.

¿Cuáles son las soluciones de iluminación específicas para las personas en el espectro autista?

Steele: Podemos aprender mucho de las estrategias desarrolladas para los niños como ayuda para los adultos. En la escuela de mi hija, toda la iluminación fluorescente se está remplazando para mitigar los factores negativos, además se están instalando cubiertas para agregar interés visual. Definir claramente los espacios por su propósito distintivo es muy importante para los niños que necesitan una rutina, y esto está en línea con lo que hemos visto en la investigación de adultos. También he visto suites hospitalarias pediátricas con paneles de iluminación sobre escenas de nubes, lo que hace que la iluminación sea más interesante y menos intensa. Suficiente iluminación para el desarrollo de tareas puede proveer una sensación de calma y concentración, y los LEDs pueden crear un ambiente más vibrante.

¿Cómo se debería abordar la iluminación de hogares, escuelas y otros espacios?

Ahrentzen: Cuando se trata de las escuelas, el principal desafío es diseñar para la diversidad. Las personas, que no todas tienen las mismas necesidades, deben permanecer ahí por cierto tiempo y no pueden irse. El ambiente del hogar es una historia diferente. Muchas personas con autismo viven con su familia o compañeros, pero aquí todavía existe una mayor capacidad para individualizar la iluminación y otras condiciones ambientales. El hogar proporciona mayor control. Pero aquí esta el tema: tienes que hacerlo bien en casa. Si no se hace, las consecuencias se sentirán más agudas que en otros espacios. El hogar está destinado a ser un lugar seguro y un nido, y es donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.

Steel: Recuerden, las personas con autismo no son tan radicalmente diferentes que la población neurotípica. En muchos aspectos, son más sensibles a las señales ambientales. La iluminación se debe diseñar de tal manera que sea legible y que “invite”, aspectos importantes también para la población en general. En iluminación exterior es necesario asegurarse de que los caminos estén marcados correctamente. En iluminación residencial de interiores, se recomienda optar por los mejores productos disponibles con el mayor control y menos inconvenientes como el flickr, zumbidos y sonidos irritantes. Un atenuador con ruido o una luz intermitente podría poner a un autista al borde.

Además del autismo, ¿qué otras condiciones pueden verse afectadas por el diseño de iluminación?

Ahrentzen: Normalmente hablamos de personas con otros problemas neurológicos. La demencia es un gran ejemplo. Hay claras diferencias entre la demencia y el autismo, pero ambos grupos de pacientes luchan con aspectos como la claridad, la atención y algunos procesos cerebrales. Lo hermoso del autismo es que siempre ha sido enmarcado como una condición de espectro, esto reconoce la diversidad. Reconoce que las experiencias compartidas pueden ser relevantes y útiles para muchas personas, independientemente de su condición.

Steele: Hay un subtipo de autismo llamado “trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera”. Las personas con esta condición tienen muchos de los mismos problemas sensoriales, pero no reciben los mismos servicios y cobertura de seguro que alguien con autismo.

También hay un grupo completo de personas que pueden no tener un diagnóstico, pero son sensibles a las luces brillantes y ruidos persistentes. Esta población podría beneficiarse de los sistemas que diseñamos para las personas con autismo. De hecho, si todo el mundo diseñara ambientes que consideren al autismo, el mundo sería un lugar realmente maravilloso. Nuestros materiales serían no tóxicos, las luces serían específicas para cada tarea y los fluorescentes serías actualizados a LEDs. Diseñar para el autismo es un gran enfoque para el diseño.

 

Original. 

0 Comentarios desactivados 380 21 abril, 2017 Autismo abril 21, 2017