Hikikomori: la tendencia entre los japoneses que optan por aislarse de la sociedad

Sociedad

¿Por qué razón un joven de proveniente de una familia bien constituida preferiría encerrarse en su habitación y evitar el contacto con el mundo exterior?

¿Qué factores inciden en una decisión tan radical como incomprendida por la mayoría? ¿Se trata de un síntoma de otro tipo de padecimiento, o derechamente es un patrón de comportamiento que requiere de un tratamiento especial?

Son preguntas que desde hace algunos años se han hecho diversos especialistas en el área clínica y de la psicología ante un fenómeno que cada vez se masifica más entre la sociedad japonesa.

Nos referimos a los llamados hikikomori, término usado para referirse a aquellas personas que, por diversas razones, deciden recluirse en sus piezas para así apartarse completamente de la sociedad.

Un joven Hikikomori (CC) Wikimedia Commons
Un joven Hikikomori (CC) Wikimedia Commons

Si bien originalmente afectaba principalmente a los jóvenes, con el paso de los años se ha ido imponiendo en personas de más edad. Hoy en día es común ver a hikikomori de 50 años.

Precisamente uno de ellos es Ikeida, un japonés de 55 años que vive en Tokio y que optó por aislarse completamente de la sociedad.

Tal como reportó la agencia Agence France-Presse en marzo de 2018, Ikeida deja su hogar una vez cada tres días para comprar comida y admitió repeler las entregas para evitar el contacto humano.

Ni siquiera le gusta relacionarse con su familia: no ha visto ni a sus padres ni tampoco a su hermano menor en 20 años.

Kazuhiro Nogi | Agence France-Presse
Kazuhiro Nogi | Agence France-Presse
Kazuhiro Nogi | Agence France-Presse
Kazuhiro Nogi | Agence France-Presse

Según estimaciones del gobierno japonés, hasta 2016 existían más de 540 mil hikikomori en el país oriental, fenómeno que para alarma de las autoridades, sigue al alza.

Sin embargo, los expertos creen que son muchos más, ya que dicha encuesta no consideró a los mayores de 39 años. Además, el hecho de que estas personas se aíslen, complica la recopilación de datos.

Cuando Hideto Iwai tenía 16 años, se encerró en su habitación y se negó a salir durante cuatro años.

Hoy en día es un exitoso dramaturgo, y a pesar de los comentarios que caen sobre quienes optan -u optaron- por seguir la tendencia de los hikikomori, no tiene problemas en hablar sobre su complejo pasado.

En conversación con la cadena CNN, admitió que su vida cambió al encontrarse cara a cara con el “fracaso”. Tanto su autoestima, como también la percepción que tenía de la sociedad, se derrumbó, lo que lo finalmente lo llevó a buscar refugio en su casa.

Hideto Iwai | CNN
Hideto Iwai | CNN

“Me quedé en mi habitación jugando videojuegos, viendo películas y programas deportivos”, señaló Iwai al citado medio.

Actualmente trabaja con un centro de apoyo hikikomori en la ciudad de Fukuoka, en el extremo norte de la isla Kyushu, que entrega ayuda y brinda terapia a personas de todas las edades con esta condición, lo que les ayuda a reintegrarse a la sociedad.

Pero cuando Iwai era un adolescente, no tenía acceso a este tipo de centros. Según explicó a CNN, fue a los 20 años cuando se dio cuenta que tendría que salir de ese estilo de vida por sí mismo.

Fue así como poco a poco comenzó a reunirse con sus antiguas amistades, generalmente en las noches, cuando había menos gente en las calles.

Compleja reinserción

Expertos coinciden en que la falta de contacto social de los hikikomori, así como el aislamiento prolongado, tienen un importante efecto en la mentalidad de estas personas.

Es así como progresivamente pierden sus habilidades sociales así como sus referentes morales, al mismo tiempo que la televisión y los videojuegos se convierten en su marco de referencia.

En ese sentido, si el sujeto finalmente logra regresar a la sociedad -generalmente después de algunos años, como en el caso de Iwai-, deben enfrentarse al problema de haber perdido muchas de sus habilidades sociales.

 

Original.

(Visited 1 times, 7 visits today)

Etiquetas