Gran historia: Boxeador hondureño con Síndrome de Down

Gran historia: Boxeador hondureño con Síndrome de Down

Desde hace poco más de cuatro meses, Bagner se levanta antes de las 6:00 am. Siempre lo hace emocionado, pese a que le espera un largo trayecto de una hora y media, en el tortuoso transporte público, desde la aldea Santa Elena de Quimistán, Santa Bárbara, hasta el Champs Boxing Fitness Club de San Pedro Sula
.
A las 8:00 am comenzará su rutina de entrenamiento. Quiere ser boxeador, es admirador de The Undertaker, personaje de lucha libre, tiene 24 años y nació con síndrome de Down.
Intenta integrarse en una sociedad que es excluyente. Lo hace a fuerza de puños y de levantarse muy temprano. Lucha contra un mundo que piensa que él no puede, golpeando con firmeza los mitos que rodean este padecimiento.

Su nombre completo es Bagner Aldaír Ortega Murcia. Desde los cuatro años es acompañado por su abuela Argelia Cárcamo en proceso de saltar los miles de obstáculos que le colocó la vida. La amorosa anciana recuerda que cuando él nació, “lloraron”. No faltó quien les hablara de maldiciones y otras cosas hasta que la información científica llegó a ellos.

Ya no recuerdan la fecha exacta en la cual Bagner llegó a la Fundación Integrar, lugar en el que encontró la ayuda profesional y necesaria para encaminarse a lograr ser independiente. De esta forma ha ido aumentado sus habilidades de comunicación, desenvolvimiento y también físicas.

La licenciada Claudia Sánchez, quien forma parte de Integrar, explica que una vez logran que estos jóvenes sean independientes en sus hogares, “comienza el proceso de insertarlos en la sociedad, hay niños que trabajan”, señala. En ese camino llevan a nuestro atleta.

Son muchas las cosas que dicen acerca de quienes nacen con este trastorno genético. “Es un tabú que tiene la gente, que al niño no se le puede acercar, que ellos no pueden hablar, no caminan, que son agresivos y la verdad es que no es así”, nos reprende a todos Claudia.

CONTACTO
Un día cualquiera, del que ninguno de los involucrados tiene memoria, Claudia, a través de un familiar, le pidió a Alonso Cálix, administrador del Champs Boxing Club, que le permitiera hacer una visita con los niños de la fundación al gimnasio.

Ahí fue detectada la inclinación de Bagner por el boxeo. Era quien más seguía las indicaciones y entonces le dieron una beca para que entrenara de lunes a viernes como un pugilista amateur. Doña Argelia recuerda la emoción que causó en el chico esta noticia.

La terapia ocupacional es importante. “Este tipo de actividad les ayuda, aparte de aquí botan energía, a veces a los niños con síndrome de Down los tienen sentados, eso no les ayuda”, dice Sánchez, especialista en este tema.

La historia de Bagner les da un pellizco a los espíritus egoístas y cobardes, porque quizás nunca pise un ring en Las Vegas, pero ya es un campeón. Le está ganando un asalto de más de 24 años al síndrome de Down.

La mayoría de veces llega al gimnasio acompañado de su abuela, pero otras ocasiones no hay suficiente dinero y aborda la unidad de transporte él solo. 

Doña Argelia relata que este tipo de actividades le han ayudado mucho. “Se ha desarrollado bastante, gracias a Dios y a los maestros”.
Boxeo no es la única actividad que hace este personaje.”Baila, también hace coreografía. Ellos entienden y se les regaña como a cualquier niño. Lo único que el proceso de aprendizaje es diferente, pero todos son capaces”, dice Claudia Sánchez. 

Sabías que…
El síndrome de Down no tiene cura. No hay medicamento que permita mejorar esta condición. Empero, se ha comprobado que la terapia temprana, el involucramiento de la familia y cambio de percepción de la sociedad, sí están provocando una transformación positiva en las vidas de los niños con este mal congénito.

 

 

Original. 

1 Comentarios desactivados 1433 02 octubre, 2015 Síndrome de Down octubre 2, 2015

Buscar