Entender el mundo de las personas ciegas

Entender el mundo de las personas ciegas

¿De dónde surgió la idea de escribir “El libro negro de los colores”?

Yo quería entender cómo era el mundo de una persona ciega. El reto de los colores me lo impuse yo misma, porque son un estímulo visual; los colores existen solamente cuando hay luz y no se pueden tocar. Esto fue lo que me planteé. Si yo soy ciego, ¿cómo me adapto al mundo donde todos hablan de colores y cosas que yo no puedo percibir?

Menena Cottin

La venezolana Menena Cottin presenta en la Filbo “El libro negro de los colores”. / Cortesía

 

Al no ser invidente, ¿cómo hizo para escribir desde la perspectiva de uno?

La fórmula que me planteé en el texto fue: ¿qué sentiría un niño? Imaginé que era uno y realmente lo sentí, fue toda una experiencia. Yo lo hice como una experiencia personal, me senté, imaginé y traté de sentir profundamente. Ese fue el texto que salió, el texto que después se convirtió en un libro

¿Cómo pasó ese texto a ser un libro?

Cuando le mostré el texto a Mónica Verna, editora infantil, ella tuvo la visión de ver el texto en forma de libro.

Cuando le mostró el texto, ¿usted qué intención tenía?

La única persona que había visto el texto era mi esposo y él tuvo una reacción muy impactante, yo no supe si había sido una reacción positiva o negativa. A Mónica la conocía hacía un mes, pero percibí que es era una persona muy sensible, muy inteligente y alguien que siempre está buscando experiencias nuevas. Ella estaba muy interesada en lo que yo estaba haciendo y por simple curiosidad le mostré el texto, para saber que podría pasar con él.

Muchos de sus libros han sido publicados por editoriales infantiles. ¿Desde el inicio va dirigido a ese público?

Yo no los pienso para niños. Yo hablo de temas conceptuales, por ejemplo, el tiempo: una secuencia de instantes que suceden uno tras otro sin detenerse. Yo planteo el concepto en un libro de frases de 10 palabras máximo y complemento con las ilustraciones. Es un libro que te cuestiona, eso es lo que yo busco.

¿Usted pensó que “El libro negro de los colores” iba a tomar la fuerza que tiene?

Voy a ser sincera y sin mucha humildad. Sí, me gusta este texto y me parece que es un texto fuerte que dice mucho y que realmente expresa lo que yo quería. Pero creo que el texto se sumó a un proyecto editorial muy interesante, a la propuesta de Mónica como el concepto de libro negro y a las ilustraciones de Rosana. Creo que el libro resultó un muy buen producto.

Cuando usted lee el libro, uno queda conmovido…

La experiencia que se tiene con el libro, un libro que habla de colores pero que todo es negro, crea una sensación muy rara en el lector, pero hace que se sienta bien. Es un libro que te deja esperanzado porque te hace ver a la persona invidente con mucha admiración. Uno apenas ve los colores, pero ellos lo perciben con todos sus sentidos.

¿Cómo ha sido la retroalimentación que ha recibido?

El escritor y el ilustrador tienen un trabajo muy solitario, son personas generalmente muy sensibles que están metidos en un cuarto creando y que quieren comunicar. Este tipo de escritura es aquella donde la persona está sacando algo de sí mismo, donde se está expresando. Entonces uno escribe y ya el libro sale, pero raramente uno le llega al lector, uno nunca sabe qué pasa con él. Con estos libros, yo he recibido un montón de cartas y correos alrededor del mundo, personas que se tomaron el trabajo de contactarme decirme algo del libro y eso es algo que no tiene precio.

¿Cree que el libro ha cumplido su función?

Sí. El libro ha sensibilizado a cantidad de niños y a cantidad de personas en diferentes países. Ha sido traducido a más de 15 idiomas, hace poco se publicó en turco y en flamenco. Ahí es donde uno dice, alguien le está viendo algo al libro. Las personas que lean el libro y después tengan una experiencia con un ciego, ya no lo van a ignorar. Alguna semilla queda.

¿Qué ha dicho la población invidente acerca del libro?

El braille en el libro no es perfecto y a ellos les cuesta leerlo, pero hay que tener en cuenta que no iba dirigido a ellos. Sin embargo, la persona ciega está agradecida de que tú lo incluyas, de que tú lo reconozcas, y que los demás lectores sientan lo que ellos sienten.

 

Original.

0 Comentarios desactivados 688 05 mayo, 2017 Discapacidad Visual, Libros mayo 5, 2017