El silencio de los niños autistas

Es bien sabido que los niños autistas suelen mostrar una total indiferencia hacia la voz humana – hecho clave para el déficit de comunicación interpersonal que sufre la población con esta condición. Sin embargo, hasta el momento no se sabe por qué tan poco interés por lo que a todos los demás nos encanta: socializar.

Ahora, Daniel Abrams esclarece un poco la interrogante. Él realizó un experimento en el que aplicó resonancias magnéticas para estudiar los sistemas neuronales que se activaban con la voz humana en veinte niños autistas y 19 niños sanos. En éste, pudo comprobar que los niños autistas tenían una escasa conectividad entre el sulcus temporal superior posterior izquierdo y la ruta de recompensa dopaminérgica. Así mismo, tenían poca conectividad entre el sulcus temporal superior posterior derecho y la corteza orbitofrontal y amígdala, centros reconocidos para el procesamiento del lenguaje fonético y la asociación emotiva en el aprendizaje.

Autismo

Sus resultados coinciden con lo propuesto en la Teoría de Motivación Social del Autismo, que predice que los niños autistas tienen problemas con el habla porque sus centros de recompensa emocional no funcionan de manera normal.

“Nuestros resultados validan algunas terapias para autismo que ya se utilizan como el entrenamiento de respuesta esencial, que pretende incrementar el uso social del lenguaje” explicó Abrams en entrevista con QUO.

El problema con esto es que la imposibilidad de asociar el lenguaje con algo positivo afecta en gran medida los procesos de aprendizaje de los niños autistas. Antes que nada, es precisamente la atracción a la voz humana lo que incentiva al niño a querer aprender a hablar. Y no sólo eso, el lenguaje es el que promueve los lazos interpersonales y hace posible la crítica constructiva.

“Hay mucha información importante que se transmite a través del lenguaje y los niños con autismo no pueden percibir el estado emocional de las personas con las que hablan. Nuestra meta es describir la base neurológica del problema”, expresó Abrams.

A futuro, Abrams quiere ver si las conexiones cerebrales se fortalecen con las terapias actuales.

Fuente: quo.mx

(Visited 9 times, 5 visits today)

Etiquetas