Anna Ortiz: el deporte como terapia contra la parálisis cerebral

Anna Ortiz: el deporte como terapia contra la parálisis cerebral

Anna Ortiz lleva escribiendo una historia, la suya, desde el día de su nacimiento. Por aquel entonces, apenas era consciente de todo lo que estaba pensando. Siempre iba acompañada de sus abuelos Emilio, Rosa, Carmen y Miguel –sus ángeles de la guarda, recuerda con añoranza– y de su padre y de su madre, esas personas que le inculcaron aquello de “no hay nada imposible para quien lo intenta”.

IMG_4674

 

Por ello, tomó sus palabras al pie de la letra y fue detrás de sus sueños. Sin mirar atrás. Nada le importó. Ni la parálisis cerebral que sufrió a raíz de un nacimiento prematuro y ni siquiera la pérdida de la movilidad de sus piernas y de sus brazos. Ningún obstáculo, por grande que fuera, le paró los pies o le supuso un impedimento.

Ningún obstáculo ha podido nunca suponer un impedimento para Anna Ortiz

Con poco más de un año y medio, tras acudir a varios médicos en busca de un tratamiento o una posible solución de mejora, tuvo su primera toma de contacto con el agua. Aún así, no fue hasta los cinco cuando encontró en la natación su deporte, esa terapia que le permitió competir con fundamento contra la parálisis y, tiempo después, brillar en su deporte.

Fue evolucionando en las piscinas a golpe de braza, hasta llegar a consagrarse como una de las futuras promesas de la natación adaptada. Estratégica en los movimientos, fuerte en el empuje y letal en los espacios cortos. Siempre se le reconoció, además de por sus cualidades técnicas y deportivas, por su constancia en los entrenamientos.

Siempre se le ha reconocido por su constancia en los entrenamientos; es lo que le ha permitido llegar muy lejos en el deporte

IMG_4675

De hecho, echó mano de esa gran preparación para ganar desde 2007 todos los campeonatos de Españadisputados y para proclamarse campeona de Europa de natación adaptada en 50 metros braza en 2011. Unos éxitos al alcance de muy pocos que la llevaron a consagrarse a sus 27 años como una de las mejores deportistas de la nación.

Sin embargo, nunca quiso que se la reconociera únicamente por sus logros deportivos, sino también por su gran capacidad para superar los obstáculos que le puso la vida desde muy pequeña: “La gente debería aprender a no poner etiquetas, ya que aquello considerado como ‘normal’ no existe. Cada uno es de una manera, y debe aprender a convivir con ello”.

Lo explica alguien que ha logrado normalizar su parálisis cerebral en un tiempo récord y compaginar tiempo después sus exigencias deportivas con la finalización de sus estudios de periodismo –su gran vocación, insiste–, porque ha vivido de primera mano la falta de ayudas económicas en el deporte adaptado y la imposibilidad de vivir de ello.

La gente debería aprender a no poner etiquetas, ya que aquello considerado como ‘normal’ no existe”, explica Ortiz

IMG_4676

De esta manera, Anna Ortiz, que agradece en todo momento el apoyo de su familia, de sus compañeros y de sus amigos –‘sin ellos hubiera sido imposible’, añade–, ha encontrado en el deporte su vida, en Irreverente Rosalía una gran oportunidad para ser la primera modelo de zapatos con parálisis cerebral de la marca y en el periodismo –su actual trabajo diario– esa estabilidad económica que le han permitido labrarse un futuro de lo más prometedor.

 

 

 

Original. 

0 Comentarios desactivados 324 11 enero, 2018 Parálisis Cerebral enero 11, 2018

Buscar