Analizan la expresión oral de niños con síndrome de Down, Williams y X Frágil

Expresión oral

Diseñar tratamientos logopédicos adaptados a las debilidades y fortalezas de cada niño. Este es el objetivo final de un pionero estudio promovido por investigadores de la Universidad de Oviedo que ha permitido trazar la «radiografía lingüística» de tres síndromes genéticos al estudiar las diferencias en la expresión oral de niños con los síndromes de Down, Williams y X Frágil.

Según explica el investigador principal del Grupo de Investigación en Logopedia y Lenguaje Infantil (Login), Eliseo Díez-Itza, los resultados de este proyecto bautizado como ‘Syndroling’ revelan «un panorama extraordinariamente complejo y dinámico» en el que se observa cómo las distintas alteraciones genéticas determinan perfiles lingüísticos diferentes. Gracias a esta «radiografía comparada» se han podido establecer puntos de relativa fortaleza y debilidad que varían en función de los síndromes y que, además, cambian a lo largo de la vida de los afectados. «Ahora podemos diseñar una intervención logopédica y educativa que optimice los puntos fuertes y no encalle en los débiles», agrega.

Los trabajos desarrollados hasta ahora destierran además la falsa creencia de que el margen de aprendizaje de estos niños está muy limitado por su grado global de discapacidad intelectual. Según indica Díez-Itza, los pequeños con síndrome de Down pueden tener inicialmente un vocabulario gestual comparable al resto de los niños, memoria visual para la lectura y comprensión de las situaciones comunicativas, algo que debería aprovecharse para compensar las dificultades gramaticales y fonológicas. Los niños con síndrome de Williams, por su parte, presentan un lenguaje muy parecido al de quienes no están afectados por alteraciones genéticas y muestran una gran habilidad para la música. Tienen, sin embargo, dificultades a la hora de seguir conversaciones y narrar cuentos o episodios de la vida cotidiana. Por último, los afectados por el síndrome de X Frágil se muestran tímidos y retraídos, consiguen hablar bastante bien desde el punto de vista fonológico y morfosintáctico, pero en la conversación tienden a perseverar en los mismos temas e introducir otros no relacionados.

Para llegar a estas conclusiones, los especialistas estudiaron la forma de expresarse, la gramática y el uso del lenguaje, durante horas de grabaciones y análisis, de doce niños con Síndrome de Down, otros tantos con X Frágil y doce más con el de Williams, que compararon con 240 niños con desarrollo típico.

 

Original.

(Visited 4 times, 4 visits today)

Etiquetas ,