Académicos crean manual con puntos clave para atender en salud a personas con discapacidad auditiva

Profesionales de la salud, educadoras, diseñadores, ilustradores convergieron en la creación del “Manual de atención de salud para personas sordas o con pérdida auditiva”, material de distribución gratuita y de descarga online que pretende optimizar la comunicación y con ello el impacto de la atención en la salud primaria para las personas con discapacidad auditiva.

Claves como que no hay dos personas con sordera o hipoacusia iguales, que éstas se comunican de manera diferente, cómo llamarlos en la sala de espera, la adaptación al usuario para permitir una mejor fluidez, el dirigirse directamente a los pacientes y no a sus acompañantes para que expresen sus propias necesidades, son algunos de los puntos descritos en este ilustrativo material que apunta a mejorar la calidad de la atención de este grupo de personas que tiene cuatro veces más consultas médicas comparada con la población típica.

“Existen personas que hablan en lenguas de señas, otras que tienen pérdida de audición pero hablan en lenguaje oral, otras que son adultas mayores que tienen además problemas propios de la edad falta de comprensión en algunas instrucciones, entonces en lo cotidiano tienen problemas que van incluso desde el llamado en la sala de espera, hasta que se toman mal los medicamentos o no hacen lo que el médico le indica porque no entienden, pero por miedo o vergüenza le dicen que sí”, explica el académico del Departamento de Fonoaudiología de la Facultad de Medicina, Mario Bustos.

Respecto a esto último, las cifras son decidoras. Según un estudio de Reino Unido, el 33% de las personas sordas, luego de consultar a un médico familiar, se mostraron inseguros acerca de las instrucciones dadas o tomaron dosis erróneas. Justamente para abordar esta dimensión es que además del manual el proyecto financiado por la Dirección de Extensión de la facultad contiene fichas donde se incluye lenguaje de señas y gráficas para explicar adecuadamente las instrucciones médicas.

“Esa ficha está porque uno de los problemas más grandes que tienen las personas sordas es indicar en qué parte del cuerpo tienen el malestar, o también el médico indicar en qué parte debe aplicarse una crema; por eso hay un cuerpo para que el profesional de salud pueda apoyarse”, detalló el profesor Bustos, agregando que también se incluye un reloj para mostrar la hora que tiene que hacer ciertos ejercicios o tomar el medicamento, y un frasco de remedio para graficar las dosis a consumir.

Según manifestó el profesor Bustos, el manual y las fichas “han sido un éxito hasta ahora porque las partes donde lo hemos probado ha tenido una buena recepción. Ha sido una buena experiencia porque no existía de manera completa, incluyendo un manual y fichas”.

 

Original.

(Visited 6 times, 6 visits today)

Etiquetas ,