6 recomendaciones para aliviar la vejiga hiperactiva

6 recomendaciones para aliviar la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es una condición que provoca pérdidas de orina involuntarias, dado que los músculos alrededor de este órgano se contraen de forma repentina.

En algunas ocasiones solo produce la pérdida de unas pocas gotas de orina, mientras que en casos más graves conlleva al vaciado de gran parte de los fluidos contenidos en la vejiga.

Su aparición alerta el riesgo de incontinencia urinaria y, de hecho, un gran número de casos acaban en este trastorno por la falta de control en sus etapas iniciales.

Lo más preocupante es que muchos pasan por alto sus síntomas y solo se preocupan cuando el problema ya ha avanzado en su nivel de gravedad.

Esta situación tiende a dificultar el tratamiento y, por lo general, genera un impacto negativo en la calidad de vida.

Debido a esto es importante analizar cualquier cambio significativo en los hábitos de micción y, tras identificarlo, seguir determinadas rutinas que ayuden a tratarlo.

Teniendo en cuenta que muchos lo están enfrentando, el siguiente espacio lo dedicamos a 6 recomendaciones que contribuyen a sobrellevarlo.

¡Descúbrelas!

 

1. Evita el consumo de algunos alimentos

Embutidos-de-origen-animal

 

La adopción de una dieta saludable y equilibrada es uno de los pilares más importantes para el control de este trastorno.

Si bien es fácil ignorarlo, hay algunos alimentos estimulantes que pueden aumentar la severidad de los síntomas.

Así las cosas, además de controlar el consumo de grasas y calorías, lo más conveniente es evitar alimentos como:

  • Bebidas alcohólicas
  • Comidas picantes
  • Zumos cítricos
  • Bebidas y alimentos con cafeína
  • Bebidas carbonatadas
  • Leche y derivados
  • Azúcar y harinas refinadas
  • Frituras y embutidos

2. Incluye ejercicios de Kegel en tu rutina

Los populares ejercicios de Kegel están enfocados en trabajar el suelo pélvico, es decir, la zona donde se encuentra ubicada la vejiga.

Estas actividades ayudan a fortalecer los músculos que rodean este órgano y, a su vez, incrementan la capacidad para controlar las ganas de orinar.

Por otro lado, son una terapia que disminuye el riesgo de incontinencia urinariay, a su vez, mejora la vida sexual.

Lo mejor de todo es que no quitan mucho tiempo y se pueden incluir como parte de la rutina de entrenamiento regular.

3. Programa las visitas al baño

Mujer con ganas de ir al baño

 

Para las personas con vejiga hiperactiva puede ser todo un problema programar sus visitas al baño, ya que el deseo de orinar aparece de forma frecuente.

Sin embargo, este hábito se puede convertir en una terapia y entrenamiento, puesto que facilita el control del problema.

La idea es programar los momentos en que se vaciará la vejiga en el baño, de modo que el órgano comience a sincronizarse y adaptarse.

De este modo disminuyen los espasmos cuando no hay líquido para expulsar y, al mismo tiempo, se reduce el número de veces en que se quiere orinar.

  • Por supuesto, no se trata de aguantar grandes lapsos hasta que la vejiga no pueda más.
  • La idea es retener la orina durante 3 o 5 minutos y, poco a poco, aumentar el tiempo conforme se gane resistencia.

4. Controla el consumo de líquidos

Sabemos que el consumo diario de agua es uno de los hábitos que nos ayudan a mantenernos saludables y llenos de energía.

No obstante, aquellos que padecen esta condición deben tener más cuidado al tomarla, ya que los excesos pueden dificultar el tratamiento.

Si bien no se trata de excluirla por completo de la dieta, lo más recomendable es disminuir su ingesta mientras la vejiga se fortalece.

 

Original. 

0 Comentarios desactivados 283 05 septiembre, 2017 yo me cuido septiembre 5, 2017